¿Qué es el método Agile en Recursos Humanos? Aplicación SCRUM en el desarrollo del software de OpenHR.


05 Dec
05Dec

Adaptarse al nuevo contexto laboral que nos rodea es una de las tareas pendientes de las empresas que buscan tener éxito dentro del mercado. Nuestras actividad laboral ha cambiado, es un hecho, y con ello también nuestra mentalidad. 

Las nuevas tecnologías (nos referimos a la realidad virtual, a la inteligencia artificial, al machine learning, al deep learning, al Blockchain...por nombrar solo algunas de las tecnologías más en boga en la actualidad) están consiguiendo cambiar la forma de afrontar nuestras actividades profesionales. No piensen que es solo un cambio circunstancial que solo modifica la manera de ejercer una actividad empresarial concreta, sino que se está produciendo a sí mismo un cambio de cultura. Y muchos están empezando a reaccionar a estos cambios tan drásticos. 

Detrás de las tecnologías antes señaladas se aprecia un repertorio de creencias y nuevos sistemas que acompañan a su creación y desarrollo. Metodologías ágiles (Scrum, Canvan, Lean) adaptadas a los modelos de negocio y a la forma de trabajar de las organizaciones actuales. 

Pero ser agile no es solamente ser más rápido y eficaz que otro, sino también es asumir que existe una forma distinta de generar valor dentro de la empresa, colocando al yo como epicentro de ese proceso evolutivo.


¿Qué es el método Agile? 

Caracterizar el método agile no es una tarea sencilla debido a su novedosa puesta en marcha que nos hace difícil establecer la suficiente distancia como para poder valorarla en sentido amplio. Aún así, hay cuatro cualidades internas que nos permiten entender qué es un entorno agile y, por ende, cómo saber movernos dentro de él. 

Habilidad. Entender que cada sujeto de la cadena de valor que se quiere generar posee un amplio conocimiento de su disciplina o área de trabajo. Así, se hace fundamental que cada individuo tenga la oportunidad de aportar sus habilidades profesionales relativas a sus funciones encomendadas. 

Estas habilidades nunca terminan de ser definitivas, sino que, más bien al contrario, se encuentran en continuo aprendizaje e incorporación de conocimientos. 

Independencia. Cada sujeto se compromete a hacer lo que debe hacer en el tiempo y de la forma que corresponde. Así, el trabajador se hace responsable de manera individual de la parcela de funcionalidad que le corresponda. Es entonces, a través de la puesta en valor de la potencia individual, cuando se observa un resultado a nivel colectivo más positivo.  

Objetivo. Es fundamental que cada una de las personas implicadas en el proceso de puesta en marcha del producto sepan responder al por qué de esta actividad que están desarrollando y hacia dónde se dirigen los esfuerzos individuales concentrados. 

Respeto. La capacidad de adaptación de la empresa en un mundo cambiante es casi tan importante cómo el producto que quiera venderse. Por esta razón, los procedimientos deben saber cambiarse y transformarse según lo requiera la situación concreta de la que se trate. 

El método Agile se refiere entonces a un proceso de management que alienta la continua inspección y adaptación del proyecto, una filosofía del liderazgo que promueve el trabajo en equipo, la organización individual, un conjunto de buenas prácticas de ingeniería destinadas a entregar un software de alta calidad, y un enfoque empresarial que alinea los objetivos de la empresa con las necesidades de los clientes. 


¿Qué es Scrum?

Scrum es una subcategoría de la metodología Agile, caracterizado por ser una estructura mucho más ligera de este tipo de métodos, lo que le convierte en uno de los más usados en el mercado. 

Los procesos Scrum permiten que las organizaciones se ajusten mejor a un contexto que requiere de cambios continuos, y produzcan un producto que se adapte a los objetivos comerciales propuestos al inicio. Un proceso Scrum puede ayudar a la organización a: 

  1. Aumentar la calidad de los resultados. No basándose solo en la calidad de los procesos empleados, sino en el conocimiento de equipos autoorganizados. 

  1. Minimizar los costes de implantación. 

  1. Ser flexible y adaptarse a los cambios. 

  1. Gestionar las expectativas del cliente. 

  1. Anticipar resultados   

  1. Controlar más el cronograma de implantación del proyecto y su estado. 

  1. Adoptar estrategias de implantación incremental, en vez de planificar y desarrollar el producto completo la primera vez que se diseñó. 

  1. Sobreponer y solapar las diferentes fases del proceso en lugar de realizar cada una de las tareas de forma secuencial o en cadena.


Beneficios de Scrum

  1. Flexibilidad ante los cambios. Capacidad de reacción ante los cambiantes requerimientos generados por circunstancias externas, como las necesidades del cliente o la evolución del mercado. El marco de trabajo está diseñado para adecuarse a las nuevas exigencias que implican proyectos complejos. Este sistema ofrece la oportunidad a las empresas de priorizar ciertos trabajos, por lo que permite maximizar resultados de valor.   

  2. Reducción del Time to Market. El cliente puede empezar a utilizar las características más importantes del proyecto antes de que esté completamente terminado. Así, el cliente verá satisfechas sus demandas en un tiempo más corto. Los resultados serán obtenidos de manera más rápida y en ciclos mucho más cortos. 

  3. Mayor calidad del software. El trabajo metódico y la necesidad de obtener una versión de trabajo funcional después de cada iteración, ayuda a la obtención de un software de alta calidad. Esto permitirá al vendedor centrarse en las carácterísticas de alto valor del producto. 

  4. Mayor productividad. Se logra, entre otras razones, debido a la eliminación de la burocracia (y la consiguiente eliminación del trabajo no productivo), y la motivación del equipo proporcionado por el hecho de que pueden estructurarse de manera autónoma.

  5. Maximiza el retorno de la inversión (ROI). Implantación de software solamente con las prestaciones que contribuyen a un mayor valor de negocio gracias a la priorización por retorno de inversión.

  6. Reducción de riesgos. El hecho de desarrollar, en primer lugar, las funcionalidades de mayor valor y de saber la velocidad a la que el equipo avanza en el proyecto, permite despejar riesgos efectivamente de manera anticipada. 


Scrum y OpenHR

En base a nuestra experiencia y la experiencia de los clientes nuestro departamento de Formación ha diseñado tareas muy específicas para obtener éxito en el proceso. Como cada empresa tiene unos sistemas y unas particularidades propias de ella, los tiempos a aplicar a cada una de las tareas siempre es estimativa, y depende tanto del cliente como de la organización. Aunque dada nuestra experiencia, basada en el sistema que utilizamos, es una implantación realizada en poco tiempo y con unos resultados de funcionamiento prácticamente inmediatos. Exponemos a continuación un proceso estándar y general que seguimos para implantar OpenHR mediante el método Scrum.

FORMACIÓN (Fase inicial de introducción)

El proceso empieza con una formación estándar del funcionamiento de la aplicación. Primero tenemos que conocer la herramienta que vamos a usar. Para ello planificamos un plan formativo específico para cada empresa, donde poder transmitir cómo funciona OpenHR y cual es nuestra visión de los Recursos Humanos.

PERSONALIZACIÓN (Fase de ajuste)

Con la información ya facilitada del punto anterior, decidimos con nuestro cliente si podemos cambiar los procedimientos de la empresa, a la vista de lo que nos ofrece OpenHR, o cómo ajustamos el software a los objetivos que persiguen los procedimientos de nuestra empresa cliente.

SOPORTE (Fase de monitorización)

Un soporte evolutivo que permita siempre estar al día de todas las novedades que va introduciendo OpenHR, y que el cliente pueda incorporar todas las nuevas necesidades que van surgiendo en el día a día. Un trabajo conjunto y continuo más allá de la mera respuesta a las consultas diarias.